Tras la verdadera Barcelona

1Barcelona es una ciudad que confunde al viajero. Queda en España, pero habla en catalán. Alberga a muchos de los artistas y creativos más innovadores del mundo, pero sostiene un conservadurismo férreo con sus edificios. Basta caminar unos pocos metros para que modifique su fisonomía, su espíritu, su propuesta. Una buena forma de percibir estos cambios de ánimo es recorrer las Ramblas, esos bulevares que se suceden, con un espacio central que alberga bares y restaurantes en la parte más lejana al centro y kioscos de revistas, casas de souvenirs y tiendas de ventas de mascotas más cerca del Barrio Gótico.

A la altura de la Gran Vía está superpoblada de bares con perfil histórico, desde el Il Café de Francesco (en la esquina con Consell de Cent) o Rambla 31 (en Diputació) hasta Ciudad Condal, en la mismísima Gran Vía. Alrededor, negocios que acusan varios siglos, con frentes de madera oscura y letras doradas, acompañan esa ilusión de haber hecho un repentino viaje en el tiempo. Sin embargo, una vez que se atraviesa la Plaza de Cataluña, que marca el inicio del centro de la ciudad propiamente dicho, y se llega al punto en que se llama Rambla dels Estudis, los edificios antiquísimos comienzan a albergar locales top, como Custo.

Un poco más allá, la romería. El Mercado de la Boquería inunda todo con aromas y sabores intensos: carnicerías, pescaderías, fiambrerías, granjas… Con una inversión mínima de un euro, es posible degustar pinchos de chocolate, o cucuruchos de pernil, o tazones con frutas frescas o bolsas de frutos secos… Una cosa más deliciosa que la otra. La ciudad sigue a puro contraste. Para llegar a la Plaza Real, un antiguo convento capuchino que es hoy una plaza seca bordeada por completo por mesas al sol para tomar un café en lugares cool y que está perfectamente escondida en medio del Barrio Gótico, hay que atravesar antes El Ingenio, un negocio de 1838 que vende disfraces, trucos de magia y otros divertimentos de épocas pasadas.

2A esta altura, comienza a caber la pregunta. ¿Cuál es la verdadera Barcelona? La que tiene una feria de artesanías de alimentación sana frente a la iglesia Santa María del Pi o la que construyó una especie de zoológico de santos dentro de su Catedral, que data del siglo XIII y que combina elementos góticos con medievales? ¿Acaso la define el Carrer Contal, una pequeña calle que recibió tres poemas dedicados a sus escasos y bohemios 200 metros, o Tiger, el local de diseño que ofrece productos originales de autor a sólo un euro, en una de sus esquinas?

Las huellas de sus artistas

Al estilo de Hansel, el reconocido personaje del cuento infantil, diversos artistas, muy distintos entre ellos, dejaron sus huellas por toda la ciudad. Gaudí salpicó con sus collages modernistas el Parc Güell, la Pedrera, la Casa Batlló, la Sagrada Familia. Pablo Picasso mereció, por ser uno de los creadores del cubismo, un museo a su nombre en el antiguo Palacio Berenguer D’Aguilar. Pero ambos también dejaron a su nombre una mesa en Els Quatre Gats, un bar modernista ubicado en la calle Montsió, donde se puede tomar un chocolate tan espeso que necesita ser masticado. Joan Miró, que seguramente frecuentaba otros bares, ascendió con su surrealismo al Montjuïc, la parte más alta de Barcelona, donde funciona la fundación en su honor. Un cuarto artista, contemporáneo, también está dejando su marca: es difícil dar unos pasos sin ver una foto de Lionel Messi, estrella futbolística del momento. Su templo, el Camp Nou, está abierto al público y se puede visitar, aún cuando no se juegue ningún partido.

Los creadores modernos también se hacen un lugar. El Paseo de Gracia no tiene más lugar para nuevas vidrieras de diseñadores que pegaron fuerte en todo el mundo: Desigual, Bimba & Lola, Ágatha Ruiz de la Prada. Allí, cuando cae el sol, se hace obligatorio el after hour en la terraza de alguno de sus dos hoteles más emblemáticos: el tradicional Majestic o el más moderno Casa Fuster. En otro extremo, en la humilde Placeta de Montcada, cerca del Paseo del Born, conviven diseñadores y artesanos, como Artesanias I Cosas, Gemma o el especialista en abanicos Kitsch conviven con otros consagrados, como Pepe Jeans o Camper. A cada paso, una nueva visión de la ciudad.

3¿Representa a Barcelona esa sucesión de restaurantes finos y caros junto al mar: Emperador, La Gavina, Cal Pinxo, 1881 (del Museo de Historia de Cataluña, un edificio rojísimo adjunto), Merendero de la Mari…? ¿O la describe mejor ese barrio pintoresco que remite a las ciudades balnearias de los 70 y que todos conocen como Barceloneta, con sus restaurantes de toldos coloridos, sus calles extremadamente cortas y su arena en la que todos parecen estar encima de todos?

Solo en un aspecto la ciudad es pareja: la gastronomía, que tiene un buen nivel a lo largo de sus restaurantes de primer nivel o de sus locales añejos de pinchos y tapas. Una recomendación: buscar las iglesias, porque alrededor suele haber mesitas de cara al sol donde se pueden degustar verdaderos manjares por apenas un pequeño puñado de euros, mientras se mira a la gente pasar y se adivina el pulso de los habitantes. Como ocurre en el bar Santa María del Mar, vecino al templo homónimo: en apenas media hora, desfilan tres grupos de artistas callejeros, una pareja argentina que baila tango, un trío de colombianas que ensayan unas coreografías y un jovencito inglés que entona baladas tristes.

A esta altura, el viajero no habrá encontrado una respuesta satisfactoria a la pregunta de cuál de todas estas Barcelonas es la verdadera Barcelona. Por eso, lo mejor es recorrerla de punta a punta y no perderse ninguna de sus versiones.

Etiquetas: , , , , ,

Categorías: vip

Suscríbete

Subscribe to our RSS feed and social profiles to receive updates.

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: