El sindrome FOMO: Nueva ansiedad en las redes

3La mayor parte de las personas alrededor del mundo sabe lo que hacen sus amigos. Por lo menos, lo saben quienes tienen a la mano una línea de Internet o un smartphone para registrar en redes sociales lo que están haciendo en cualquier punto del planeta. Hay personas que se angustian si ven lo que hacen sus amigos y no pueden estar ahí. Es una locura, porque sienten que tienen que estar en todos lados.
Ese padecimiento se llama FOMO, Fear of Missing Out o, lo que es lo mismo, “miedo a perderse lo que está pasando”. Es una patología recientemente estudiada por Andrew Przybylski, investigador de la Universidad de Essex, en el Reino Unido.

Para detectar el FOMO

Una prueba recomendada para saber si un joven sufre FOMO es la siguiente:
Es sábado en la noche. El joven se dirige a su casa. Tiene toda la intención de prepararse un sándwich, tomar algo y ver una película. Sin embargo, antes de ir a descansar, echa un ojo a sus cuentas de redes sociales, para actualizar su estado, y ve que uno de sus amigos posteó una foto en la que está en un glamoroso bar o en alguna reunión con todos los demás compañeros celebrando como si fuese fin de año.
El individuo que supone que padece FOMO tiene que analizar la situación, y ver cuál de las siguientes decisiones
tomaría:

21. Deja su teléfono, sigue con su plan de sábado, se prepara el sándwich y, como monje budista, enciende la televisión.

2. Siente que tal vez habría sido buena idea ir con los compañeros al bar y estar teniendo con ellos una noche inolvidable. El corazón se le acelera un poco.

3. Le toma una fotografía a su cena, la postea y dice que nada es más satisfactorio que un fin de semana apacible en casa.

En el caso numero 1, el joven está a salvo del FOMO y vive en una paz absoluta, ajeno a las envidias. Además, es muy probable que, si dice que no quería salir para estar con sus amigos, sea un total mentiroso. Para los casos 2, y 3, hay que atenderse de inmediato.

Una terapia sencilla

1El FOMO es una enfermedad moderna que tiene un tratamiento sencillo.

1. El primer paso: se necesita aceptar los hechos. La sola afirmación aliviará al joven o a la chica que comienza a sentirse deprimido. Entenderá que no puede ser el centro de la conversación todo el tiempo, ni estar en vórtice de las fiestas todos los días o cada vez que a un amigo se le ocurra celebrar.

2. Las chicas y chicos deben aceptar que acudir o no a las fiestas no depende de sus teléfonos. Es cuestión de oportunidad y disponibilidad.

3. Cabe recordar que la ansiedad social por sentirse excluido ya existía, pero ahora se le pone nombre. Las redes sociales crean el FOMO y lo hacen viral. Twitter, Facebook e Instagram lo esparcen en el mundo.

Etiquetas: , , , ,

Categorías: bienestar

Suscribir

Subscribe to our RSS feed and social profiles to receive updates.

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: