Nelson Mandela: Un legado de paz y libertad

Mandela fue enterrado en Qunu, siguiendo tradicionales ritos funerarios del clan Xhosa.

Mandela fue enterrado en Qunu, siguiendo tradicionales ritos funerarios del clan Xhosa.

“El último libertador del siglo XX”. Fue así como el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, definió el papel de Nelson Mandela en su paso por el mundo. Un hombre que luchó por causas que parecían imposibles, pero que se convirtieron en realidad, gracias a su perseverancia y fortaleza. Nacido el 18 de julio de 1918 en Mvezo, El Cabo (Sudáfrica), Nelson Mandela se convirtió en abogado en el año 1942 y en 1944 ingresó al Congreso Nacional Africano (ANC), un movimiento de lucha contra la opresión de los negros sudafricanos. Fue uno de los líderes de la Liga de la Juventud del Congreso, grupo que llegaría a ser el más dominante del Congreso. ¿Su ideología? Un socialismo africano: nacionalista, antiimperialista y, sobre todo, antirracista.

La voz de un líder

El Partido Nacional, que institucionalizó la segregación racial (y creó el régimen del apartheid, sistema de segregación racial de Sudáfrica y Namibia), llegó al poder en Sudáfrica en 1948. Tiempo después, la Liga de la Juventud (presidida por Mandela en 1951-1952) organizó varias campañas de desobediencia civil, en contra de las leyes segregacionistas. En 1952, Madiba (nombre con el que se conoce a Mandela en su país) pasó a presidir el ANC de Transvaal (Provincia de Sudáfrica, cuya capital es Pretoria), pero la represión provocó ocho mil detenciones, entre esas, la de Mandela, quien fue confinado en Johannesburgo, donde conformó el primer bufete de abogados negros de Sudáfrica. Ya para 1955 cumplió sus condenas y reapareció en público, promoviendo la aprobación de la Carta de la Libertad, la cual se basaba en la aspiración de un Estado multirracial, igualitario y democrático, entre otros puntos. El fortalecimiento del régimen racista llegó a su culminación en 1956, con el plan de gobierno de crear siete reservas o bantustanes, (territorios marginales supuestamente independientes), donde confinar a la mayoría de raza negra. Ante el hecho, el ANC realizó manifestaciones que ocasionaron la detención de la mayor parte de sus dirigentes. Mandela fue acusado de alta traición, juzgado y finalmente liberado en 1961. Ese mismo año, Mandela fue elegido Secretario del Congreso de Acción Nacional de Toda Africa. Impulsado por su espíritu de lucha, emprendió la dirección del brazo armado del ANC.

2Siempre inquebrantable

En 1962 viajó por varios países para recaudar fondos para las causas sudafricanas, así como para recibir instrucción militar. A su regreso fue encarcelado por 5 años, y en 1964 fue condenado a cadena perpetua. Ese mismo año se convirtió en el Presidente del ANC. Estuvo prisionero durante 27 años en terribles condiciones y aunque se solicitó su libertad, el Gobierno sudafricano no lo permitió.
En 1984 le fue ofrecida la libertad, a cambio de que aceptara establecerse en uno de los bantustanes a los que el régimen había concedido supuesta independencia, pero él rechazó tal ofrecimiento. En aquellos tiempos, su entonces esposa, Winnie, representó la continuidad de la lucha de Mandela, alcanzando importantes puestos en el ANC. En 1990 Mandela fue liberado y tres años después obtuvo, junto a Frederik De Klerk (presidente de la república por el Partido Nacional), el Premio Nobel de la Paz. Finalmente, las elecciones de 1994 convirtieron a Nelson Mandela en el primer presidente negro de Sudáfrica, logrando una política de reconciliación nacional, y manteniendo a De Klerk como vicepresidente.

Mandela fue la voz en contra del apartheid tanto dentro como fuera de su país. Pasó a ser una figura legendaria decidida a no descansar hasta obtener la igualdad entre blancos y negros de su país. El Mundial de Rugby de 1995 reflejó ese anhelo, cuando un Mandela decidido en lograr su cometido, apoyó a la selección nacional de dicha disciplina, conformada por blancos. En 1999 entrega la presidencia de Sudáfrica y a partir de ese año, sus apariciones públicas se hicieron esporádicas. Pero, eso no fue impedimento para que en el 2010 estuviera presente en las ceremonias del Mundial de Fútbol celebrado en Sudáfrica.

¡Adiós, Madiba!

Su voz no se apagó jamás. Pero su país, los mandatarios de distintos puntos del mundo y personalidades en general dieron un merecido homenaje de despedida al hombre que luchó por la igualdad de los hombres. El estadio FNB de Soweto (Johannesburgo, Sudáfrica) fue uno de los marcos para despedirlo. Fue enterrado el 15 de diciembre por su familia, siguiendo tradicionales ritos funerarios en Qunu, su hogar ancestral, 700 kilómetros al sur de Johannesburgo. La ceremonia combinó un funeral de estado con pompa militar y tradicionales rituales funerarios del clan Xhosa (al que pertenecía Mandela). Sus ojos se cerraron el 5 de diciembre del 2013, cuando convertido ya en un hombre de 95 años decidió darle un eterno descanso a su invaluable vida, una oda a la libertad, a la lucha por la igualdad y a los ideales inquebrantables.

Etiquetas: , , , ,

Categorías: Personajes

Suscríbete

Subscribe to our RSS feed and social profiles to receive updates.

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: