2014, un año de viajes

Bahía de Ha-Long, Vietnam.

Bahía de Ha-Long, Vietnam.

jLas Landas, Francia. Cuando hablamos de Las Landas nos estamos refiriendo a una gigantesca playa de 100 kilómetros en el suroeste de Francia. Una enorme faja de arena en la región francesa de Aquitania que se extiende desde Biarritz –muy cerca de la frontera con España– hasta Mimizan y que continúa hasta Arcachón, flanqueada por el océano Atlántico y densos bosques de coníferas. Es una zona donde conviven campings y elegantes villas costeras como Cap Ferret. Y el lugar donde se encuentra la capital del surf en Francia: Hossegor, la villa marinera que año tras año reúne a los mejores surfistas del continente.

jKarlovy Vary, República Checa. De las playas del Atlántico a Europa Central. Karlovy Vary es una ciudad balnearia ubicada entre bosques a 120 kilómetros de Praga. Si el país es popular por su cerveza lager, esta región de Bohemia occidental lo es por el agua: cuenta con ricos yacimientos peloides y aguas mineromedicinales que los balnearios han aprendido a utilizar para tratar enfermedades de todo tipo. Por sus piscinas naturales han desfilado figuras como Beethoven, Chopin, Goethe, Karl Marx y Sigmund Freud. El mejor momento del año para visitarlas es entre junio y julio, cuando se celebra el prestigioso Festival Internacional de Cine de Karlovy Vary.

Salta, Argentina.

Salta, Argentina.

jHakone, Japón. Se encuentra en otro país y en otro continente, pero Hakone tiene algo que ver con Karlovy Vary: tiene unos fabulosos manantiales de aguas termales, los denominados onsen. La ciudad está en la preciosa región montañosa del Parque Nacional Fuji-Hakone-Izu, a apenas hora y media en tren de la estación de Shinjuku en Tokio. Desde aquí, la estampa del Monte Fuji es esplendorosa. El volcán es un símbolo de Japón y el techo del país con una altitud de 3.776 metros de altitud. Abril, por la floración de los campos de cerezos, y los meses otoñales, por los colores de las hojas, son un buen momento para viajar a Hakone, además del verano para aquellos que quieran ascender hasta la cumbre sagrada del Fuji.

jBahía de Ha-Long, Vietnam. Si Ho Chi Minh y Hanoi son un mar de caos y ruido de ciclomotores, la bahía de Ha-Long en el norte de Vietnam es todo lo contrario: una superficie acuática de 1.500 kilómetros cuadrados de pura calma. Cuenta la leyenda que el emperador de Jade envió aquí a una familia de dragones para proteger a sus habitantes de la invasión china, dragones que escupieron jade en lugar de fuego para levantar una gran muralla que hizo naufragar a las naves enemigas. Los farallones que aún despuntan son los vestigios de aquella hazaña.

Quebec, Canadá.

Quebec, Canadá.

jQuebec, Canadá. Por paisajes, asfalto y rutas históricas, Quebec tiene algunas de las mejores carreteras del mundo: los que le gusten conducir tienen que elegir Quebec. Lo suyo es llegar en verano a Montreal, pasar un fin de semana disfrutando de la ciudad natal de Leonard Cohen, y luego poner rumbo al norte, a la capital, a Quebec City. Desde aquí, con el caudaloso río San Lorenzo como referente, hay que seguir al norte y tirar millas hasta el fin del mundo conocido y más allá. Se puede optar por la Ruta de las Ballenas o la Ruta de los Navegantes. Esperan carreteras tranquilas entre bosques, lagos y osos negros –sólo en Quebec hay un millón de lagos y 80.000 osos negros–.

jSan Francisco, EE.UU. La gran capital de la contracultura en la costa oeste norteamericana tiene motivos de sobra para justificar el viaje: los barrios de Mission, Castro y Haight-Ashbury, Chinatown, el puente Golden Gate, la prisión de Alcatraz, los buenos vinos californianos y la cercanía del paraíso natural de Big Sur. Pero además, merece la pena por una librería, la mítica City Lights Bookstore (North Beach, 261 Columbus Avenue), el escenario aún en plena actividad, donde el librero Lawrence Ferlinghetti comenzó a publicar las obras de la generación Beat en los años 50, incluido el polémico Howl, de Allen Ginsberg, que llevó a los tribunales al editor.

jSan Miguel de Allende, México. En las vías del tren de San Miguel de Allende apareció en 1968 el cadáver de uno de los miembros más carismáticos de la generación Beat, Neal Cassidy, tras pasar varios días de juerga. Cassidy no llegó allí por casualidad. Esta pequeña y tranquila ciudad del estado de Guanajuato, la primera en declararse independiente del Gobierno español en el siglo XIX, estuvo a punto de convertirse en un pueblo fantasma a principios del siglo XX. La llegada de una importante comunidad extranjera, sobre todo artistas estadounidenses en busca de sus tesoros artísticos, la llenó de vida y actividad cultural desde la segunda mitad del siglo. Y así continúa.

Karlovy Vary, República Checa.

Karlovy Vary, República Checa.

jSalta, Argentina. La provincia de Salta en el norte de Argentina es una auténtica joya geográfica que limita con tres países –Chile, Bolivia y Paraguay– y se ubica a más de 1600 kilómetros de la capital, Buenos Aires. Es un viaje que supone muchos viajes: a la elegante y tranquila capital, Ciudad de Salta; al Tren a las Nubes, que asciende a los 4200m de altitud en la cordillera de los Andes; a Cafayate y la reserva natural de la Quebrada de las Conchas; a las Salinas Grandes, un salar a más de 3000m que se extiende por un espacio de más de 200 km2; al Parque Nacional Los Cardones y la Cuesta del Obispo, con sus espectaculares paisajes… En definitiva, las zonas protegidas y la gran variedad de parajes es una de las más ricas del continente.

jAccra, Ghana. La capital de Ghana es la urbe más divertida, segura y dinámica de todo Africa occidental. El contraste cultural es enriquecedor. En primer lugar, hay que conocer el parque en memoria del líder político de la independencia ghanesa, Kwame Nkrumah, la Fortaleza de Christiansborg y el Monumento a la Independencia. Pero también los conciertos en la playa y la vida nocturna de los chiringuitos. En Ghana, junto al mar, las antiguas fortalezas coloniales recuerdan la historia de la esclavitud y en un viaje por el país merece la pena conocer las de Elmina y Cape Coast.

Llanes, España.

Llanes, España.

jLlanes, España. Empezamos en el océano Atlántico francés y acabamos en el mar Cantábrico español, en Llanes. La villa asturiana cuenta con algunas de las playas más bonitas del norte de España, no está masificada ni explotada urbanísticamente como otras regiones de la Península, está a un paso de las cumbres de los Picos de Europa y conserva intacta una afición por la buena mesa tradicional que da gusto. En Llanes hay que comer fabada –plato típico de legumbres y guarnición de carne–, beber sidra natural y darse un buen chapuzón en las playas de Torimbia, Ballota y Andrín.

Etiquetas: , , , ,

Categorías: vip

Suscríbete

Subscribe to our RSS feed and social profiles to receive updates.

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: