A la hora de comer, ¡cero televisión!

2Es una costumbre muy extendida en la generación actual: desayunar, comer o cenar, mientras se mira la televisión. Sin embargo, esta práctica afecta considerablemente la convivencia familiar.

El padre llega tarde del trabajo, cansado. La madre también llega exhausta, o si se quedó en casa, termina el día extenuada por la labor de mantener todo en su lugar. Llega la hora en que la familia va a cenar.

Con todo y el cansancio a cuestas, los padres de familia deben saber que las reuniones en la mesa con sus hijos son saludables para todos. Un excelente hábito en el hogar es hablar de los temas del día mientras se consumen los alimentos. Y para ello, es necesario apagar la televisión.

Se requiere de gran esfuerzo hacer que todos estén en la misma mesa, porque los muchachos y los papás tienen actividades extracurriculares. Pero el esfuerzo es muy benéfico en los aspectos mental, emocional y físico. Los especialistas dicen que la comida en familia no implica servir manjares y una tarta de manzana como postre. Lo importante es que todos estén viéndose las caras.

1Lo que hace la diferencia
Hay parejas que pueden pensar que ordenar una pizza para que todos juntos vean la televisión, es una forma de estrechar los lazos en el núcleo familiar. Eso es un error.

Todos estarán viendo en la pantalla al héroe de acción o a la pareja de moda enamorándose. La atención no estará con los que conviven, sino con el frío brillo del monitor. Una velada así no cuenta.

Los especialistas coinciden en afirmar que una reunión diaria de unos 10 minutos puede cambiar la vida de un niño o de la familia entera. A veces hay encuentros rápidos. Otros de una hora o más. Cualquier instante es bueno. Es mejor eso que nada. Y es importante tener los teléfonos celulares apagados.

Si las reuniones en la mesa son complicadas por agenda, hay que buscar momentos. Los domingos son un buen día para comer o cenar juntos. Después, entre semana, puede haber otros espacios libres.

Hay padres que encuentran complicado y hasta imposible hacer tiempo para la convivencia en la mesa, incluso en fines de semana. Los estudiosos de las relaciones familiares están seguros de que este tiempo juntos es una de las mejores inversiones que pueden hacer los papás para crear un entorno afectivo ideal para sus hijos.

En cambio, los que no frecuentan estas prácticas, pueden encontrar que sus hijos no son tan cercanos a ellos. No significa que la familia será un desastre, pero no estará más conectada que los miembros de una que sí acostumbra a reunirse para probar bocado.
Apagar la televisión y eliminar otras distracciones –como los teléfonos celulares– durante las comidas familiares, es muy ameno y genera relaciones más cercanas.

3Por si esto fuera poco, estos son algunos beneficios extras:

1. Fomenta buenos hábitos
Las comidas en familia ayudan también a que los hijos corran menos riesgos de convertirse en fumadores, consumidores de drogas o alcohol y están menos expuestos a la depresión, según han demostrado estudios en niños y adolescentes.
No hay que subestimar las comidas en familia. Es una de las grandes actividades que puede hacer la familia en común, como han demostrado los análisis. En la mesa, los papás enseñan buenos hábitos a los hijos quienes, a su vez, los transmitirán a los suyos.

2. Mejora el rendimiento escolar
Está demostrado que los muchachos que comen junto a sus padres son los que obtienen las mejores calificaciones.

3. Nutre
Como un beneficio extra, está comprobado que si las personas ven televisión mientras comen, tienden a dejar de lado los vegetales y a concentrarse en comida grasosa. Concentrarse en platicar mientras se come es más saludable.
Se ha comprobado que los niños que comen viendo la TV consumen más alimentos chatarra y menos vegetales y frutas. En estas condiciones, los chicos comen de más, sin saber cuándo están satisfechos, o simplemente no le importa lo que engullen.
Es una verdad comprobada: ver televisión durante la comida es un factor ligado al sobrepeso infantil.

Tips para comer en familia

  • Es necesario dar suficiente tiempo a la reunión. En ocasiones hay que dejar de lado un crucial juego de fútbol en la televisión. Los hijos lo valen.
  • Se recomienda invitar a todos a la mesa, aunque algunos no tengan hambre. Por lo menos, podrán charlar.
  • Todos los miembros de la familia pueden participar en el proceso de la comida. Unos pueden cocinar, otros colocar los cubiertos, servir o recoger los platos.
  • Hay que prohibir pantallas durante la comida. Que no haya televisión, ni teléfonos celulares o computadoras. Algo de música de fondo es muy agradable.
  • Las comidas deben ser divertidas. No es necesario que haya formalidad en la convivencia. Hijos y padres pueden hacer juegos previos a los alimentos.
  • Es importante ser flexible, sobre todo, con los adolescentes, ya que a veces tienen sus propios planes.

Etiquetas: , , , , , , , , ,

Categorías: bienestar

Suscribir

Subscribe to our RSS feed and social profiles to receive updates.

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: