Christian Louboutin: Pisando Fuerte

4El maestro en zapatos nos habla sobre sus inicios en el negocio y sobre su nueva línea de carteras.

En un mundo de hipérbole interminable, es difícil exagerar el aura de Christian Louboutin. Como uno de los grandes dioses de la moda, junto con Manolo Blahnik, ha permanecido en el pináculo de la fascinación centrada en el pie que ha pulsado en la moda y, en gran medida, la ha avivado durante más de una década.

Cuénteme cómo empezó la compañía.
En 1991, yo ya estaba diseñando, pero en realidad nunca pensé en ser una compañía.

¿Esperaba seguir trabajando para otras casas?
Exactamente. Trabajaba para Saint Laurent, Chanel, Maud Frizon y para fábricas italianas. Realmente estaba obsesionado con comprar objetos. Había algo que quería en una galería en París y el dueño no quería vendérmelo. Pero yo lo conocía, era un tipo que se llamaba Eric Philippe (dueño de la Galería Eric Philippe).

En un momento dado, dijo: “¿Entonces qué hay de tus zapatos? ¿Qué hay de tu diseño?” Y yo le respondí: “Bueno, dejé de diseñar. Empecé a diseñar jardines”. El dijo “¿En serio? Pero te pierdes los zapatos”. Tenía 27 años y contesté: “Sí, pero lo complicado es que hay que ser muy paciente para ser arquitecto paisajista y realmente yo no soy paciente”.

¿No es paciente?
No. Cuando estás en los veintitantos años no eres paciente o de verdad eres especial. Le dije: “Lo extraño, porque al diseñar zapatos, todo lo que tiene que ver con la moda, agradeces la impaciencia”. El me dijo, “¿Por qué no lo haces tú mismo?” El hubiera dicho cualquier cosa para deshacerse de mí en ese momento. “Al final de la galería, está este lugarcito”. Entonces fui a ver el espacio.

La suela roja es el sello de Christian Louboutin.

La suela roja es el sello de Christian Louboutin.

¿Y eso fue todo?
Dos días después, o algo así, cené con Bruno Chamberland y Henri Seydoux (socios de Louboutin). Henri dijo: “Has estado diseñando siempre. Hagámoslo. No es tan difícil”. Así que empezamos con ese taller que todavía tengo.

¿Qué es lo que tienen los zapatos? ¿Qué hay de todo este completo romance, fascinación, erotismo, el elemento soñado?
No es nuevo. Incluso desde el cine, por mucho tiempo, tienes un diálogo que va a través de los zapatos. La cinta The Girl Can’t Help It, con Jayne Mansfield, es sólo una chica caminando y todos los hombres están viendo cómo camina. En la película Some Like It Hot, la entrada es Marilyn moviéndose. El zapato lleva a la mujer. La mujer lleva la ropa, pero el zapato lleva a la mujer. El zapato lleva al personaje, una gran parte de la actitud. Así que creo que aquí es donde viene la sexualidad. Está sólo en tu pie, pero difunde algo por todo tu cuerpo.

Leí que usted no diseña para el placer de las mujeres, sino para placer de los hombres.
No, fue un poco malinterpretado. Lo que estaba diciendo es que cuando estoy diseñando, hay un diseñador, un hombre y un amigo de las mujeres. Es casi tres personas que son diferentes en términos de carácter. Nunca olvido que los zapatos también tienen que complacer a los hombres. Como hombre, entiendo totalmente ver a una mujer y decir: “Querida, vamos a cenar juntos esta noche. ¿Te importaría cambiarte?” Entiendo ese tipo de mentalidad en un hombre que ama a su esposa, a su mujer. Le preocupa cómo te ves. No es algo feo. Entiendo también que a una mujer pueda no importarle. Me gusta que mi diseño le fascine a una mujer, pero que también le enamore a un hombre.

 

Los diseños son elegantes, modernos y atemporales.

Los diseños son elegantes, modernos y atemporales.

¿Usted diseña pensando en la ropa?
Nunca. Me gusta la moda, pero cuando estoy diseñando, nunca pienso en la ropa. El propósito del zapato, para mí, lo es todo. Puedo imaginar que algunos zapatos altos no se vean bien con faldas amplias. Pero no es un instinto natural pensar en la ropa. Cuando dibujo, la chica siempre está desnuda. Nunca pongo un elemento.

¿Alguna vez ha tenido un bloqueo de creatividad? Algunos diseñadores de moda dicen que necesitan el plazo de la exhibición para forzar la creatividad.
Yo tengo que ir a la fábrica. Tengo que tener los diseños terminados. Empiezo una colección con mis dibujos y me aíslo por dos semanas. Siempre es lo mismo. El primer día estoy un poco vago, pero después fluye. Hago cientos de diseños sin parar. Estoy solo, pero tengo una persona que edita los dibujos.

¿Tiene en mente alguna mujer o clienta ideal?
Ninguna, porque es complicado reducir a todas las mujeres a un tipo de personaje. Yo tuve cuatro hermanas y es como decir, ¿te gustaría tener sólo una de las cuatro? No, no puedo reducirlas a una sola. Una mujer ya son muchas. Durante el día va a cambiar, es decir, lo que pasó durante su día, en el trabajo, en la familia. Todas tienen diferentes personajes.

 

A la hora de diseñar, Louboutin nunca piensa en la ropa.

A la hora de diseñar, Louboutin nunca piensa en la ropa.

¿Por qué decidió empezar a hacer bolsos?
Pasaba mucho tiempo en la tienda. Tenía mucha gente pidiendo carteras. Así que vino de forma bastante natural.

¿Lo disfruta?
Sí. Pero no de la misma forma que cuando hago zapatos. Por ejemplo, en verdad necesito a alguien que vaya a las fábricas. Los zapatos los hago yo mismo. Duermo en la factoría (en Baragiano, Italia). Construí un departamento en el techo.

Etiquetas: , , , , , , , ,

Categorías: moda y tendencias

Suscríbete

Subscribe to our RSS feed and social profiles to receive updates.

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: