La visión de Vera Wang

4La diseñadora estadounidense habla sobre sus preferencias a la hora de vestir y sobre el significado que tienen sus creaciones en su vida.

Este año, el Consejo de Diseñadores de Moda estadounidense reconoció a Vera Wang con un premio por su trayectoria. Previo a la ceremonia, la modista se sentó para una entrevista en su departamento de Park Avenue. La amplia estancia estaba llena de percheros con los diseños de Wang a través de los años. “Estoy tratando de preservar el trabajo de toda una vida, con lo que me queda. Durante los últimos 23 años, nunca se hizo un gran esfuerzo dentro de mi compañía para preservar y guardar muestras originales. Y eso me duele mucho. Tuve que contratar a un curador ayer en la mañana. Necesito a alguien en mi vida que me entienda a mí y lo que hago.”

A continuación, Vera Wang discute el trayecto de su carrera, su estética de diseño y cuánto ha cambiado la industria a través de los años.

¿Cómo describe lo que hace?
Me encanta la ropa deportiva a mi extraña manera. La moda es un viaje muy personal para mí. Soy una chica playera, y me gusta usar leggings, varias capas de ropa y prendas abrigadoras. Sin embargo, a donde mi carrera me ha llevado desde el principio es a los trajes de noche, o como pueda llamarse hoy cualquier colección. De alguna manera, es pelear contra un estereotipo. Ciertamente, cuando se te considera diseñadora de novias, eso implica que estás limitada a hacer vestidos de fiesta, que no es para nada lo que creo que ha sido mi contribución para las bodas. He tratado de explorar el vocabulario de boda en un millón de maneras diferentes durante 23 años. Lo mismo se diría para la ropa de confección, sólo como un reto puro para mí misma.

Siempre he estado peleando contra dos categorías de ropa muy tradicionales. Una es la de bodas, la otra es lo que ahora llamamos alfombra roja, que ciertamente no lo era cuando, yo empecé. Era de noche –y luego los mundos intermedios–. Cóctel, todo el día, medio día, tarde.

 

Vestidos de fiesta Vera Wang.

Vestidos de fiesta Vera Wang.

Describa su estética.
Probablemente soy una minimalista, en una forma extraña. Pero hay una romántica en mí, sin duda. No quiero decir que suene melosa o algo así. También, a una parte de mí le gusta algo bien planeado. He hecho vestidos de tubo, lo que yo llamo “triple costura con dos dardos”. Para mí, eso no es donde debería estar trabajando. Lo siento desde el fondo de mi corazón. Claro, eso no es menospreciar a nadie. Sólo siento que sería agradable no estar encajonada en vestidos de noche y/o novias.

Usted es gran admiradora de la moda de otra gente.
Yo respeto. Me siento asombrada. Comparto lo que es el trayecto, lo complicado de las cosas. Adoro a Alexander Wang porque los dos somos chinos y él me llama tía. Es muy respetuoso conmigo y tenemos un diálogo interior por ser chinos. Es una solidaridad maravillosa la que siento, además de hacia todos los diseñadores asiáticos que hay ahora que proliferan por todos lados.

¿Qué ropa usa, aparte de la suya que confecciona?
Los primeros en mi lista serían Margiela y Rick Owens y Junya (Watanabe) y Rei y Givenchy. Tengo dos maravillosas piezas de Balmain cuando Decarnin lo hacía, realmente son prendas hermosas con tachas e imperdibles. Y Ann Demeulemeester. Siempre. Para siempre. Combinado con Prada. Combinado con Marni.
Hay más competencia en novias que cuando empezó, sin embargo tantas novias de alto perfil siguen acudiendo a usted. ¿Qué hay con Vera Wang?
No quiero que esto suene a vanidad, pero nunca he tenido reglas para las novias. Trabajé con Ralph Lauren por dos años y llegué sin una noción predispuesta de lo que debería ser para las novias. En realidad, empecé porque cuando me casé, y esa es una vieja historia, no había mucho de dónde escoger para alguien que trabajaba en la moda. Mi padre fue quien realmente me animó. Yo estaba feliz de quedarme en Ralph.

 

Colección otoño - invierno 2013.

Colección otoño – invierno 2013.

Su padre la empujó.
El pensó que era el momento. Por tantos años, quise que él me enviara a estudiar a Central Saint Martins o Chambre Syndicale, en Europa. Nunca lo hizo. Entonces, de pronto, cuando tenía 39 o 40, dijo: “Me gustaría ayudar”. Y yo le contesté: “Pero yo no quiero tener mi propia compañía”. Recuerdo el día que firmé el contrato de arrendamiento para mi tienda de Madison Avenue, tenía una sensación de pavor y miedo al fracaso. Mi padre fue un fanático al respecto. El era un hombre de negocios y me dijo: “Lo de las novias es un buen negocio. Siempre habrá novias y es algo que tú puedes controlar. Trabajarás sólo con algunas telas, no con una amplia gama”. Tenía razón en todas esas cosas.

¿Qué ha cambiado en la moda desde que empezó?
Una falta de definición de lo que es un diseñador, de lo que hacen y lo que son. No puedo presumir que me gradué en Central Saint Martins, pero puedo decirte que estudié patrones, puedo hacer drapeado, sé cómo ajustar, dónde poner la técnica, dónde deben ir las proporciones y dónde deben caer las mangas. No sé si eso todavía importa. Creo que estamos en una etapa muy diferente y la gente ha creado grandes marcas sin ningún conocimiento.

Etiquetas: , , , , , , , ,

Categorías: moda y tendencias

Suscríbete

Subscribe to our RSS feed and social profiles to receive updates.

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: