Baltimore: una ciudad de sorpresas

6Descubra esta urbe que se sale de lo típico, con un teatro fuera de lo común, vecindarios grandiosamente decrépitos en la cúspide del aburguesamiento y un museo de talla mundial dedicado al arte de desconocidos.

“Puede ir lejos y por todas partes, pero nunca encontrará una ciudad más extraña con estilo tan extremo”, señaló alguna vez el famoso actor, escritor y fotógrafo John Waters hablando de su ciudad natal. Tal vez por eso el pregonado desarrollo de vidrio y acero Inner Harbor de Baltimore, con sus cadenas de restaurantes, diversiones cargadas de luces de neón y centros comerciales con tiendas de marca, se siente un símbolo de la ciudad. Pero camine en cualquier dirección y el encanto de Baltimore se reafirma por sí solo.

Feliz como un cangrejo
Llamémoslo el gran democratizador: es difícil encontrar un residente de Baltimore que no disfrute blandiendo el mazo. L. P. Steamers (1100 East Fort Ave) es un restaurante de cangrejos dirigido por un purista. Aquí, los meseros dejan caer sobre papel marrón cubetas de cangrejos frescos cocidos al vapor y bañados en Old Bay para que los comensales golpeen, rompan, abran, descascaren y chupen la suave carne blanca. Para dos personas debe bastar con una docena de cangrejos medianos (50 dólares) y una jarra de National Bohemian (también conocida como Natty Boh, 9 dólares), la bebida clásica de Baltimore. Agarre una mesa en la cubierta superior del restaurante y vea ponerse el sol desde una de las mejores vistas de Baltimore.

5Arte y dibujos
Varios distritos de artes han brotado en Baltimore durante la última década. El más exitoso ha sido Station North (www.stationnorth.org), el área céntrica habitada por artistas, actores y estudiantes (y gente que dejó de estudiar) de los vecinos Colegio de Artes Instituto Maryland y la Universidad de Baltimore. Durante el último año, un proyecto llamado Open Walls (openwallsbaltimore.com) ha comisionado obras a más de 20 artistas callejeros cuyos murales animan la endeble elegancia del vecindario. Puede asistir a una exposición de arte, escuchar ritmos locales o ver una película en la Galería Metro (1700 North Charles St) o en Windup Space (12 West North Ave).

Punto y aparte
4La gente con mentalidad más artística puede bajar el desayuno caminando a Normals (425 East 31st St.), un tesoro de discos y libros usados. Desde ahí, vaya a Fell’s Point, un vecindario histórico de la costa que durante los años se ha transformado de salado barrio de pescadores a distrito turístico de vida nocturna. Sáltese el paisaje de bares colegiales de la adoquinada Thames Street y aprecie la encarnación diurna del área como centro emergente de tiendas boutique. Las incorporaciones recientes incluyen a Babe (1716 Aliceanna St.), una tienda de ropa de diseñador de media escala; Poppy and Stella (728 South Broadway), un emporio de accesorios y zapatos, y Katwalk Boutique (1709 Aliceanna St.), una boutique de ropa de culto que se mudó en febrero desde el vecindario Mount Vernon.

3Barrio patricio
Súbase al autobús gratuito de la ciudad que empezó a dar servicio en 2010 con el jocoso nombre de Circulador de Ciudad Encanto y bájese en Mount Vernon, lleno de frondosas cuadras de casas adosadas del siglo XIX. Camine por el Monumento a Washington original, completado en 1829 cuando el vecindario albergaba a las familias más de moda de la ciudad. Mount Vernon Place Conservancy está supervisando una restauración de 3 millones del monumento y organiza conciertos gratuitos en la plaza, proyecciones de películas y otros eventos. Si quiere un bocadillo, pare en Milk & Honey Market (816 Cathedral St.), un sitio de venta de productos locales, café orgánico, comida general y delicatessen.

2Carnes exóticas
Hampden, un vecindario del noroeste tradicionalmente de clase trabajadora, actualmente es compartido entre su grupo demográfico original y un grupo artístico más joven que empezó a asentarse en la década de 1990, ayudando a deificar el personaje clásico de Hampden, la atrevida “Hon”, con su tocado de colmena de 10 toneladas y lentes de ojos de gato. Recientemente, ha habido un auge de restaurantes en West 36th Street, la calle principal del distrito alineada con peculiares boutiques. El más emocionante de todos es Corner BYOB (850 West 36th St.), un bistró que abrió en 2011 bajo el liderazgo del excéntrico chef belga Bernard Dehaene. Su menú cambiante cuenta con refinada comida de campo europea: coq au Riesling (21 dólares) y Ghent-stylewaterzooi (23 dólares) , y hace sus pininos con animales exóticos como canguro. 8 p.m.

7Mujeres del escenario
Vea un espectáculo en Strand Theater (1823 North Charles St.), un teatro de 55 asientos del distrito Station North que sirve como plataforma para directoras, escritoras, artistas y diseñadoras. El Strand acaparó titulares este febrero cuando Rain Pryor, hija del comediante Richard Pryor, se convirtió en la directora artística del teatro. La temporada empieza el 20 de septiembre con una producción dirigida por Pryor de “Mother, May I”, de Dylan Brody.

Desayuno-almuerzo reconfortante
Hamilton es aún otro vecindario del noreste que ha atestiguado una renovación reciente con apertura de panaderías, cafeterías y restaurantes sobre la alguna vez deprimida Harford Road. Los domingos, los clientes se acomodan en bancas en el retro rústico Clementine (5402 Harford Road) para disfrutar de un desayuno almuerzo con carne picada con bizcochos (12 dólares), waffles belgas (9 dólares) y la “Elvis Special”, crema batida con nuez, tocino, plátano y Nutella (10 dólares). Este mayo, uno de los dueños abrió ahí cerca una tienda delicatessen con productos traídos del campo a la mesa, el Green Onion Market (5500 Harford Road)

Casa reveladora
Junto con varias ciudades, Baltimore reclama los derechos de Edgar Allan Poe, quien murió aquí misteriosamente en 1849. Su tumba, de hecho, es una reconstrucción. Más interesante es la casa donde escribió algunas de sus espeluznantes primeras historias y poemas, la Casa y Museo de Edgar Allan Poe (203 Amity St.). Cuenta con una pequeña colección de objetos pertenecientes a la familia Poe, así como fotos, cortos y reproducciones relacionadas con su vida y obra. Pero el principal atractivo es la propia casa: un diminuto dúplex de ladrillo de tres pisos que alguna vez estuvo rodeada de campo. Lo que ha crecido alrededor es el tipo de plaga urbana que caracteriza gran parte de la ciudad. Tal vez no haya mejor lugar para atestiguar el Baltimore desconocido, del pasado y el presente, que la franja de Amity Street, donde Poe se topa con “The Wire”.

Etiquetas: , , , , , , , ,

Categorías: vip

Suscríbete

Subscribe to our RSS feed and social profiles to receive updates.

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: