Berlín lecciones de historia y vida nocturna

2A comienzos de siglo XX, Berlín era una capital imperial de casi cuatro millones de habitantes con un ligero aire de provincias. A comienzos del siglo XXI, Berlín es una capital alemana de casi cuatro millones de habitantes con un dulce sabor a vanguardia. En el camino, la ciudad del río Spree ha padecido en primera persona dos guerras mundiales, la cruzada nazi, la división en dos en plena Guerra Fría con un Berlín Oeste bloqueado y un Berlín Este capital de una dictadura comunista y, desde 1989, una reunificación con grandes costos económicos pero indudables ventajas democráticas. Un camino que deja huella.

La cicatriz más visible es el muro de Berlín. El Checkpoint Charlie, el famoso paso fronterizo en Friedrichstrasse, reúne hoy a tantos turistas como antes a berlineses que pretendían alcanzar el Oeste.

Para no olvidar, entre la Puerta de Brandeburgo y la Potsdamer Platz se ha construido el Holocaust Mahnmal, un campo de 2.711 estelas de hormigón dedicado a las víctimas judías de la barbarie nazi.

El símbolo institucional del nuevo Berlín lo encarna la cúpula acristalada del Reichstag, del arquitecto Norman Foster. La subida a la cima ofrece una estampa despejada de la Puerta de Brandeburgo y del inmenso parque del Tiergarten. Otro parque estupendo para pasear, patinar o montar en bici es el aeropuerto nazi de Tempelhof, que cerró sus puertas a los pasajeros en 2008.

 

El Museo Bode.

El Museo Bode.

Diversión berlinesa
En Berlín hay 175 museos, 50 teatros y 300 salas de cine, pero sobre todo hay marcha. El barrio de Friedrichshain lidera la vida nocturna berlinesa. Le amenaza la gentrificación, el proceso de aburguesamiento que eleva los precios de las viviendas y aleja a la bohemia underground de sus calles (proceso completado en Prenzlauer Berg, otro de los barrios emblemáticos del viejo Berlín Este), pero sigue siendo canalla, repleto de bares y restaurantes que abren hasta la madrugada.

En Friedrichshain se encuentra el histórico Berghain, club de culto de la música electrónica en Europa. Una nave industrial de tres plantas que empieza a animarse a partir de la 1 de la mañana. Las colas de entrada cuando la nave está en ebullición son considerables. Una recomendación para evitar que al portero de turno se le antoje que esta noche no entra: no exhiba su condición de turista, porque no son bien recibidos. Tampoco se permite la entrada con cámara de fotos.

Más al sur aparece el barrio de Neukölln, la nueva gema de creatividad berlinesa con cafés de diseño como Bullys Bakery, la boutique de autor Mandu Trap o el hotel Plus One Berlin, un hotel sin recepción compuesto de una sola habitación y que es, en realidad, un apartamento en un bloque de pisos con vecinos residentes en el barrio de toda la vida. “Ich bin ein Berliner” (yo soy un berlinés). Se trata, como dijo Kennedy cuando visitó la ciudad en 1963, de que el viajero se sienta un berlinés más (Reuter Strasse, 28; más información en www.plusoneberlin.com).

 

Muro de Berlín.

Muro de Berlín.

En Agenda

La galería de arte Camera Work (Kantstrasse, 149; de martes a sábado, 11-18h; http://www.camerawork.de) exhibe hasta el 17 de agosto la exposición Camera Work Rocks, una selección de más de 100 fotografías de los músicos más influyentes de las últimas décadas (Patti Smith, David Bowie, Jimi Hendrix, Rihanna, Madonna…) retratados por la cámara de figuras de la talla de Richard Avedon, Anton Corbijn y Annie Leibovitz.

Ciudad de cine

Cada mes de febrero, como antídoto contra el general Invierno, las salas se enriquecen con la cartelera de la Berlinale, uno de los festivales internacionales de cine más prestigiosos de Europa. Berlín también es la protagonista de películas muy recomendables. Entre ellas, El espía que surgió del frío (Martin Ritt, 1965), la adaptación cinematográfica de la novela de espionaje de John le Carré, protagonizada por un inspiradísimo Richard Burton y cuya trama transcurre tanto en el Berlín oriental como en el occidental en los años sesenta. Cabaret (Bob Fosse, 1972), musical que recrea la decadencia nocturna y las circunstancias políticas del Berlín previo al ascenso nazi. La vida de los otros (Florian Henckel von Donnersmarck, 2006), la historia de un oficial de la policía secreta del régimen comunista de la RDA que le encargan la misión de espiar a una pareja integrada por un prestigioso escritor y una popular actriz, Oscar a la mejor película de habla no inglesa.

Etiquetas: , , , , , , , ,

Categorías: vip

Suscribir

Subscribe to our RSS feed and social profiles to receive updates.

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: