Las joyas de Gina Lollobrigida

Gina Lollobrigida.

Gina Lollobrigida.

La actriz italiana acaba de subastar sus más preciadas joyas adquiridas durante su carrera de actriz y sus viajes.

Gina Lollobrigida no es nada sentimental en cuanto a deshacerse de su tesoro de alhajas en la subasta de Sotheby’s, en Ginebra. La sirena de la pantalla compró hasta la última de sus alhajas. En los años 50, la actriz italiana hasta rechazó joyas de Howard Hughes, quien trató en vano de casarse con ella durante 13 años.

Toda una artista
Considerada por millones como la sensación italiana en más de 60 películas, Lollobrigida es también una consumada fotógrafa, escultora y filántropa que ahora divide su tiempo entre Roma, Mónaco y su estudio de arte en Pietrasanta, Italia. Durante una extensa entrevista telefónica, describió cómo fotografió a Fidel Castro jugando ping pong, de su amistad con Maria Callas, en el yate de Aristóteles Onassis, y cómo un programa de televisión sobre una niña moribunda la movió a vender 23 joyas Bulgari para ayudar en la investigación de las células madre.

“Eso es la vida, ¿sabes? Un día es una cosa, y al día siguiente es diferente. Antes, me encantaba tener joyas para ponerme en todas las fiestas. Hoy, ya no me importa. Me da gusto que esta niñita me haya conmovido”.

¿Tiene palabras que guían su vida?
Es bueno tener intereses en la vida, porque nunca tuve tiempo para estar aburrida. Esto es muy importante. Siempre que tengamos la posibilidad de vivir, hay que hacerlo con valor. Hagamos lo mejor que podamos: ayudando a la gente que no es tan feliz o afortunada como nosotros. Dejar algo que es muy importante en la vida, pensar en otros y no en nosotros todo el tiempo.

 

Collar Bulgari, 1954, de diamantes, valorado, aproximadamente, entre $300.000 y $500.000.

Collar Bulgari, 1954, de diamantes, valorado, aproximadamente, entre $300.000 y $500.000.

¿Cómo se interesó en la fotografía?
Entre una película y otra quería estar ocupada, así que me subí a un avión y fui a lugares que no conocía para tomar fotos. Publiqué un libro de mi reportaje sobre 25 países, en el 2007. Tomaba fotos de los pobres, de gente desconocida, pero también fui a ver a jefes de Estado. Debo decir que ellos estaban más interesados en verme a mí que yo a ellos. Conmigo no sentían temor. Yo no estaba interesada en la política. Estaba interesada en ese lado de la persona de la que no se hablaba en los periódicos. Fui a Cuba con un secretario estadounidense, y pensé, ¿por qué no hacer también una película? Así que llevé a un camarógrafo y a un técnico de sonido. A Fidel Castro no le importó. Fue muy amable. Lo vi durante 12 o 13 días, todos los días. Hice un documental muy interesante. No lo he mostrado todavía. En realidad, me gustaría venderlo. Fue mi primer documental.

¿Cómo fue Castro con usted?
Era como un niño. Jugaba básquetbol con todos los jóvenes y después se caía al suelo. No le importaba. Jugaba ping pong con los alumnos de las escuelas a las que fuimos. Era un ser humano.

¿Cómo empezó su carrera de actriz?
Justo después de la guerra, empecé a pintar y a esculpir. Me pararon saliendo de la escuela y me pidieron que hiciera cine. Yo no estaba interesada en lo absoluto. Pero, en aquel tiempo necesitábamos dinero para comer. El pago era como 1,000 liras (500 dólares por día), así que empecé a trabajar. La primera vez fui a Cinecittà (los legendarios estudios de cine de Roma) en bicicleta; y, al siguiente día, estaba en un Rolls-Royce que los productores me habían regalado. Ellos estaban seguros de que yo haría una gran carrera.

2¿Qué le sorprendería saber a la gente sobre su amiga Maria Callas?
Era fantástico ver a María con Aristóteles Onassis, porque él era el fuerte y ella estaba enamorada. Era dulce y dependiente de su esposo. Nos reíamos y cantábamos juntas. En realidad, durante las cenas, especialmente en el yate, cantábamos en lugar de hablar. Porque cuando estás en un barco, te sientes como niño y haces cosas tontas como caminar con rodillas débiles.

Nos detuvimos en El Cairo, íbamos a los museos, y yo tomaba un montón de fotos. María prefería quedarse en el barco, así que yo siempre salía sola con Onassis. María era más calmada. Yo la quería mucho.

¿Qué diseñadores prefiere?
Valentino. En Francia me gustaba mucho Chanel. Ella (Coco Chanel) estaba llena de vida, pero cuando empezaba a hablar, no paraba. Todavía tengo esto trajes Chanel que me quedan muy bien. Ella me tenía cariño porque yo compraba un montón de vestidos. También me gusta Saint Laurent y Balmain, pero principalmente Chanel. Continúo con (Karl) Lagerfeld.

¿Qué le gustaría que pensara la gente cuando escuchan su nombre?
En una de mis exposiciones, algunas personas me dijeron: “Pensábamos que te conocíamos. Pero ahora que hemos visto tus esculturas, ahora podemos decir que te conocemos completamente.” Ese fue el cumplido más hermoso porque yo no soy sólo esta imagen que mucha gente imagina. Yo soy una artista. Cuando eres una artista nunca te haces vieja, porque siempre estás pensando ´ahora quiero hacer esto. Ahora quiero hacer aquello´”.

Etiquetas:, , , , , , , ,

Categorías: moda y tendencias

Suscribir

Suscribirse a nuestros perfiles sociales y feed RSS para recibir actualizaciones.

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: