El arte de armonizar el trabajo y la familia

1¿Quién es una mujer exitosa? Aquella que sabe equilibrar las responsabilidades y las alegrías de sus múltiples funciones profesionales y familiares.

Para una madre de familia, lograr mantener un equilibrio entre su vida personal y su vida profesional, sin duda es todo un arte. Pero no es cosa de otro mundo. Solo basta utilizar las mismas estrategias y habilidades que usa en su trabajo, tales como la comunicación y el establecimiento de límites

¿Por qué es difícil?

Una mujer persigue el éxito cuando se lo propone por sobre todas las cosas. Sin embargo, no siempre es tan sencillo porque la familia requiere también de su tiempo y dedicación.

  • El ama de casa que trabaja dedica la mayor parte del tiempo del día a la oficina y le resta horas para los quehaceres del hogar.
  • Si no es posible cubrir las necesidades familiares entre semana, hay amontonamiento de tareas a realizar el fin de semana, lo que frustra el descanso. j Ser esposa, madre y profesional al mismo tiempo absorbe mucha energía.
  • Hay estrés por llevar las riendas del hogar eficazmente, desde el amanecer hasta el anochecer.
  • Los hijos: tomar todas las precauciones sobre ellos se convierte en algo complicado de repente. Enviarlos a la escuela, hacer que estudien, que cumplan actividades extracurriculares, etc.

Tips para un buen equilibrio

No hay fórmula perfecta para perfeccionar el equilibrio profesional y personal. Cada quien puede hacer las combinaciones necesarias para integrar las prioridades laborales, de familia, de pareja.

Nathalie A. Gahramnn, experta en relaciones laborales, sugiere las siguientes acciones:

  • Construir una red de apoyo. Pedir ayuda para permitirse ser ayudada en caso de sorpresas inevitables. El mejor modo de estar preparada para una contingencia familiar es mediante el involucramiento de sus amigos, familiares, o vecinos.
  • Dejar ir la culpa. La culpa es uno de los mayores desperdicios de energía emocional. Alejarse de la familia a veces trae ese tipo de carga emocional por no encontrarse en momentos en los que quisiera estar presente. Que eso no sabotee los esfuerzos hacia el equilibrio trabajo-familia.
  • Establecer límites. Las fronteras y límites definen la forma de tomar las riendas del tiempo y del espacio que desea controlar. Es importante saber las responsabilidades que se tienen en el hogar y en el trabajo. Delimitar eso es necesario para equilibrar trabajo y familia. Sepa decir “no” cuando es oportuno hacerlo.
  • Determinar las propias normas. No hay que caer en querer ser perfeccionistas. Las normas por determinar son sobre usted misma, no sobre los demás. Tenga en cuenta qué acciones tomar definiendo su papel en casa y en el trabajo.
  • Crear tiempo para uno mismo. Ser buena madre, compañera y profesional significa ser buena, primero con usted misma. Hay que buscar maneras de relajarse, aliviar la tensión y reducir el estrés.
  • Ser organizada. Hay que establecer prioridades, trabajar de manera más inteligente. Para eso hay que crear listas de tareas y pendientes para su posterior realización. Mantener un calendario situado en un lugar estratégico para verlo es muy buena idea.
  • Ser flexible. Se debe tomar en cuenta que no todo es perfecto como todos quisiéramos. Por ejemplo, los hijos pueden cambiar las cosas en cualquier momento. Estar lista y dispuesta para asumir la responsabilidad de alguna tarea extra habla bien de usted. Acepte que las cosas no siempre están bajo control.
  • Disfrutar del tiempo en familia. Si el tiempo en familia es relativamente poco hay que disfrutarlo. Déles toda su atención. La creación de relaciones excelentes con su cónyuge e hijos es fundamental para su éxito.
  • Encontrar un cuidado infantil confiable. Dejar a los hijos en buenas manos evitará preocupaciones posteriores en el trabajo. Hay que involucrarse con las personas con quienes deja a sus hijos con una comunicación frecuente.

 

Ser madre, esposa y profesional al mismo tiempo es un reto de las mujeres de hoy.

Ser madre, esposa y profesional al mismo tiempo es un reto de las mujeres de hoy.

La familia que coopera

  • Hay que sentarse toda la familia y hablar abiertamente sobre el tema. Los hijos necesitan comprender que su mamá no estará disponible a cualquier hora.
  • Organizar la agenda en conjunto, hacer partícipes a los hijos para que ellos aprendan a lidiar también con sus actividades escolares y con las del hogar.
  • Cada integrante de la familia debe cooperar hasta que se cree una especie de rutina, donde todos se sientan ya cómodos.
  • No siempre estará disponible para participar en las actividades y eventos de los hijos. Hablar al respecto con tiempo evitará problemas sentimentales posteriores.
  • Hay que elaborar un nuevo calendario para aprender a manejar el hogar “a distancia”; sobre todo, equilibrando las prioridades laborales y personales.

Etiquetas: , , , , , ,

Categorías: bienestar

Suscribir

Subscribe to our RSS feed and social profiles to receive updates.

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: