Rutas para peregrinos

Peregrinos visitan el Santuario de la Virgen de Fátima, en Portugal.

Peregrinos visitan el Santuario de la Virgen de Fátima, en Portugal.

Monasterios, catedrales y basílicas atraen a multitud de fieles de todo el mundo. Santiago, Fátima y Lourdes son tres ejemplos especialmente bellos.

Si todos los caminos llevan a Roma, algo similar ocurre con Santiago de Compostela. Múltiples rutas confluyen en la ciudad que alberga la tumba del apóstol Santiago y cada año miles de peregrinos de todo el mundo las recorren a pie, a caballo o en bicicleta.
El camino francés es uno de los más conocidos, pero también se puede llegar a Santiago a través de la Vía de la Plata, que recorre la Península Ibérica de sur a norte. De hecho, se trata de la prolongación de la antigua calzada romana que comunicaba las ciudades de Emérita Augusta (Mérida) con Astúrica Augusta (Astorga).

El camino inglés, el portugués o el aragonés son otras de las opciones que se pueden elegir para dirigirse hacia la tumba del apóstol. Pero, sea cual sea su preferencia, el peregrino debe recorrer, como mínimo, los últimos cien kilómetros a pie o a caballo hasta Santiago, o doscientos si se hacen en bicicleta para conseguir la Compostela.

La Compostela es un documento del Cabildo Catedralicio de Santiago que certifica la peregrinación por motivos religiosos o espirituales. Se obtiene al llegar a Santiago y mostrar una credencial. Esta debe haber sido sellada, al menos una vez al día, en distintos puntos del camino como albergues y parroquias.

Imagen de la fachada principal del Monasterio de Guadalupe, en la localidad del mismo nombre de la provincia extremeña española de Cáceres.

Imagen de la fachada principal del Monasterio de Guadalupe, en la localidad del mismo nombre de la provincia extremeña española de Cáceres.

Los paisajes del norte de España y el patrimonio artístico que se halla a lo largo del camino son otros de los atractivos del recorrido.
“Todo peregrino sufre una profunda transformación, no necesariamente cristiana. Todo el mundo se plantea preguntas fundamentales para las que encuentra respuesta durante su peregrinaje”, declara al diario “Faro de Vigo” Manuel Mandianes, antropólogo del Centro Superior de Investigaciones Científicas y autor del libro “El camino del peregrino”.

Así, tras conversar con más de trescientos peregrinos, Mandianes señala que el camino de Santiago no deja indiferente a nadie, independientemente de los motivos que haya tenido cada uno para emprenderlo.

Punto de partida
La catedral de Santiago es, sin duda, el monumento más emblemático de la ciudad. El convento de Santa Clara, el mercado de abastos o el colegio de Fonseca son otros de los rincones a

Se cuenta que en los alrededores de esta población portuguesa, en el paraje denominado Cova de Iría, la Virgen María se apareció en 1917 a tres niños que cuidaban un rebaño.

Actualmente, la basílica de Nuestra Señora del Rosario, la capilla de las apariciones y la basílica de la Santísima Trinidad acogen cada año a miles de peregrinos que acuden a este lugar.

Además, en el cercano municipio de Aljustrel se puede visitar el museo etnográfico de esta localidad y las casas en las que vivieron los niños visionarios.
Pero los alrededores de Fátima ofrecen mucho más. Ejemplo de ello es el Parque Natural de las Sierras de Aire y Candeeiros, cuyo principal atractivo se halla bajo tierra.

La Catedral de Santiago iluminada para dar inicio al Día Grande de Galicia.

La Catedral de Santiago iluminada para dar inicio al Día Grande de Galicia.

Así, sus grutas repletas de estalactitas y estalagmitas con las más sorprendentes formas constituyen un destino muy atractivo para los amamantes de la espeleología. Además, Fátima se encuentra a unos 130 kilómetros de Lisboa, la capital portuguesa.

Junto a Fátima, el otro gran destino de peregrinación mariana es Lourdes. Al parecer, aquí la Virgen María se apareció a una joven llamada Bernadette en 1858.

La gruta en la que esto ocurrió, hoy habilitada para el culto, constituye el punto de máximo interés de este recinto. Además, las basílicas de Nuestra Señora del Rosario, de la Inmaculada Concepción y de San Pío X son, junto con la iglesia de Santa Bernadette, otros lugares destacados de este popular santuario.

Lourdes y otros destinos
Lourdes está ubicada en los Altos Pirineos, una región francesa que cuenta con múltiples atractivos. Los balnearios y las estaciones de esquí abundan en estos parajes montañosos.

Asimismo, los puertos de la prueba ciclista más importante del mundo, el tour de Francia, entre los que destaca el mítico Tourmalet, son otro de los reclamos de la zona. Desde sus cimas se puede contemplar el sobrecogedor paisaje que componen los montes pirenaicos.

Al otro lado de esta cordillera, en la zona española, se halla el monasterio de Montserrat. Se ubica a unos sesenta kilómetros de la ciudad de Barcelona, en lo alto de un macizo rocoso, y se trata de una abadía que alberga la imagen de Nuestra Señora de Montserrat, patrona de Cataluña. La Virgen, conocida popularmente como la Moreneta por el color oscuro de su piel, es el corazón de este lugar enclavado en las montañas.

Hasta allí se puede llegar en coche, en tren, en el teleférico o a pie. Precisamente, el senderismo es una de las actividades más populares en estas montañas que brindan al viajero un recorrido entre formaciones geológicas de singular belleza. La escalada también puede ser una opción para los más aventureros.
Otra Virgen de piel morena con ramificaciones muy americanas es la de Guadalupe. El monasterio que la alberga y de la que es originaria se halla en la localidad del mismo nombre, ubicada en la sierra de las Villuercas, en la provincia extremeña de Cáceres, al oeste español. En su interior se pueden contemplar obras de célebres pintores como Francisco de Goya y El Greco.

Un integrante de una tuna ante la catedral de Santiago de Compostela.

Un integrante de una tuna ante la catedral de Santiago de Compostela.

Las rutas a pie o a caballo por las inmediaciones de este municipio son una inmejorable manera de conocer la naturaleza de la zona y de avistar aves rapaces.

Pero sería un pecado marcharse sin degustar la gastronomía de la región. Embutidos, quesos, vino de pitarra y la tradicional rosca de muédago bañada en miel no pueden faltar en un viaje del que se beneficiarán al mismo tiempo el cuerpo y el alma.

Elija el camino que elija, el peregrino debe recorrer como mínimo los últimos cien kilómetros a pie o a caballo hasta Santiago para conseguir la Compostela o doscientos kilómetros si opta por la bicicleta.

Santiago es el final de muchos caminos pero también puede convertirse en el punto de partida. De hecho, algunos peregrinos recorren a la inversa las rutas que se dirigen a Compostela desde Portugal con el objetivo puesto en la ciudad de Fátima. 
Sin embargo, la mayoría de los fieles que llegan al santuario portugués lo hacen en autobús, carro o avión.

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , ,

Categorías: vip

Suscribir

Subscribe to our RSS feed and social profiles to receive updates.

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: