Prográmese para ser feliz

2La neurociencia se ha convertido en una herramienta clave de la felicidad.

Hablar de neurociencia es muy complicado. Conocida también como Neural Science, abarca un sinfín de especialidades y ramas científicas. La practicidad de la neurociencia puede encontrarse en un punto específico: la búsqueda de la felicidad. Nos da las pautas necesarias para que nuestro cerebro programe la actitud de ser optimista y, por tanto, feliz.

¿Cómo enseña la neurociencia a ser feliz?
La neurociencia trata de comprender la relación entre la mente, la conducta y el sistema nervioso. Teniendo claro el funcionamiento molecular, neuronal, conductual y cognitivo, intenta descubrir cómo nuestra actividad cerebral se relaciona con nuestro comportamiento. Así que, si comprendemos nuestros comportamientos y procesos de aprendizaje de acuerdo a la fisiología cerebral, podremos también aprender a modelar nuestros estados emocionales, permitiéndonos así ser más felices.

¿Qué es la neurociencia?
Es una ciencia interdisciplinaria que mantiene un estrecho contacto con otras disciplinas, como las matemáticas, la lingüística, la ingeniería, la informática, la química, la filosofía, la psicología y la medicina.
Estudia el sistema nervioso, incluyendo el cerebro, la médula espinal, y las redes de células nerviosas (neuronas), en todo el cuerpo, los avances de la comprensión del pensamiento humano, las emociones y el comportamiento.
No sólo debe relacionarse con el funcionamiento del sistema nervioso. Se centra en las funciones cognitivas del cerebro y su impacto en el comportamiento ordinario.

Los neurocientíficos trabajan para:

  • Entender cómo el cerebro funciona a muchos niveles de análisis: desde los genes a la conducta.
  • Determinar cómo el sistema nervioso se desarrolla, madura y se mantiene con vida. 
  • Encontrar maneras de prevenir o curar los trastornos devastadores neurológicos y psiquiátricos.

Sea consciente de sus sensaciones corporales
Cada vez que usted es consciente de sus actividades, por ejemplo cuando presta atención a su respiración y medita sobre las sensaciones internas de su cuerpo, se activa una parte del cerebro llamada ínsula, que está ligada también a la detección de los sentimientos. Cuando se activa esa ínsula (por meditación, por ejemplo), el efecto seguido es que las neuronas se interconectan más. Cuando eso sucede, los circuitos neuronales se activan y somos más propensos a generar empatía de sentimientos. De este modo, además de ser conscientes de nosotros mismos, nos ayuda a ser más empáticos con los demás.
Nosotros mismos somos quienes nos “programamos” para estar felices o tristes. El flujo de los pensamientos y los sentimientos en la mente están siempre presentes. Así que hay que evitar en pensar algo malo, en pensar que somos perdedores, o cómo nunca llegaremos a ningún lado en nuestra vida.
Lo malo de eso es que deja huellas en la estructura neural, lo que causa depresión, y pesimismo.

La “tendencia negativa” del cerebro

  • Se ha demostrado que el cerebro tiene una “tendencia negativa” natural para aprender a interiorizar las experiencias negativas. A eso se le llama “sesgo negativo”. Una interacción negativa en una relación importante es cinco veces más potente que una interacción positiva.
  • Por ejemplo, si se encuentra con su jefe y sucede algo negativo entre ustedes, esa información quedará dando vueltas a su mente a pesar de que haya tenido un encuentro muy agradable con su esposa, amigos o papás.

1¿Cómo superar la “tendencia negativa”?
El primer paso es convertir los eventos positivos en experiencias positivas. Por lo general, no le damos mucha importancia a los acontecimientos positivos de nuestro día. Si alguien nos hace un cumplido apenas nos damos cuenta, casi no prestamos atención a ello. En lugar de evitarlos, hay que activar los eventos positivos.
Sabotee la tendencia negativa. En otras palabras hay que hacer intenso el recuerdo positivo, sentirlo y hacerlo duradero. Si se hace eso las neuronas se juntan más y se activa más la memoria implícita positiva.

 Beneficios de superar la “tendencia negativa” del cerebro

1. Es muy bueno para el sistema inmunológico.
2. Mejora su concentración.
3. Los estados emocionales positivos ayudan a calmar la mente por una razón compleja que involucra la dopamina.
4. Se es más feliz. Así que en la vida diaria, busque una emoción positiva y realmente trate de permitir que se quede ahí. Verá reflejado su optimismo en acciones concretas diarias.

Etiquetas: , , , , ,

Categorías: bienestar

Suscribir

Subscribe to our RSS feed and social profiles to receive updates.

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: