Los 850 años de la catedral de Notre-Dame

Una vista del órgano de Notre-Dame que va a ser limpiado en este año de su 850 aniversario.

Una vista del órgano de Notre-Dame que va a ser limpiado en este año de su 850 aniversario.

La famosa catedral, situada en pleno corazón del París histórico, cumple 850 años con una ambiciosa reforma para mejorar su iluminación, sus campanas y su órgano, en un jubileo plagado de eventos culturales y religiosos.

El célebre templo que Víctor Hugo eligió como protagonista de su obra “Nuestra Señora de París”, que ha sobrevivido a la Revolución Francesa o las Guerras Mundiales y fuera testigo de la coronación de Napoleón Bonaparte, cambia de dígito con un lavado de cara que ha costado 6,5 millones de euros (8.5 millones de dólares).

La catedral, que cada año recibe a más de 14 millones de visitantes, empezó a construirse en 1163, por lo que este año se celebran los 850 años de la colocación de la primera piedra de esa joya arquitectónica.

Su párroco, Monseñor Patrick Jacquin, señala que Notre-Dame es especial “por su edad, inmutable en cierta manera, y por su posición”, en pleno núcleo de la isla de la Cité, y en el cruce de las rutas norte-sur y este-oeste de Francia.

Por su parte, la jefa de operaciones de la Asociación Notre-Dame de París 2013, Bénédicte Esnault, considera que, además de ser “el monumento más visitado de Francia y de Europa, es un lugar de concentración donde todo el mundo encuentra algo, independientemente de su religión o espiritualidad”.
Los festejos comenzaron en diciembre pasado y, hasta noviembre próximo abarcan un calendario plagado de conciertos y coloquios culturales y religiosos, como por ejemplo los 850 conciertos de órgano que se turnarán en todo el mundo durante 24 horas el próximo 6 de mayo, con motivo del Día Mundial del Organo.

Trece campanas

Notre-Dame

Notre-Dame

Entre las reformas emprendidas para afrontarlos con la mejor cara, cabe destacar la colocación de ocho nuevas campanas en la torre norte y una nueva campana mayor en la sur para acompañar a “Emmanuel”, la estrella de Notre-Dame, que se colocarán para recuperar el paisaje sonoro de finales del siglo XVIII.

“Emmanuel” fue la “única campana que se salvó de la Revolución Francesa, ya que el resto fueron reconvertidas en cañones” durante ese periodo histórico, y de ahí le viene, según Esnault, la popularidad y el cariño que suscita entre los parisinos.
Esas nuevas campanas, con las que el número total ascenderá a trece, fueron bendecidas el 2 de febrero, y su fabricación ha caído en manos de la fundición gala Conrille-Havard y de la holandesa Real Eijsbouts.
La puesta en marcha de esta renovación general empezó a finales de 2011 con la mejora de la iluminación interior de la catedral, “absolutamente magnífica”, a juicio de Esnault, y que permite “redescubrir su arquitectura”.

Por otra parte, la esperada renovación del gran órgano, del siglo XVIII y que “consiguió escapar de los destrozos de la Revolución gracias a la interpretación de música patriótica como ‘La Marsellesa’”, según sus responsables, espera la conclusión de su segunda fase, la relativa a la limpieza de sus 120.000 tubos.

Además, una estructura temporal ha sido instalada en el exterior, sobre el atrio de la catedral, en un gesto “único e inédito”, en opinión de Esnault, con el objetivo de disfrutar de una mejor perspectiva de la fachada occidental, la de las famosas torres gemelas.
“Camino del Jubileo”, como han bautizado desde la institución a ese mecanismo, está descubierto y cuenta con cinco metros de alto, desde los que los visitantes puedan admirar la magnífica edificación.

Una imagen de la isla sobre el río Sena en la que se ubica la catedral de Notre-Dame.

Una imagen de la isla sobre el río Sena en la que se ubica la catedral de Notre-Dame.

A esos curiosos “no les pedimos nada, Notre-Dame es gratuita y está abierta los 365 días del año”, afirma el párroco, que ve con alegría que se pueda “reavivar” la acogida a ese centro, que recibe cada día a entre 40.000 y 60.000 personas.

“Es un hecho que Notre-Dame es la Señora de todo el mundo”, sin importar su “pasaporte, raza, religión o cultura”, concluye Jacquin, cuando se cumplen ocho siglos y medio de su construcción, en los que esa dama parisina se ha erigido como lugar espiritual y monumento histórico sin precedente.

La responsable de operaciones de la asociación Notre-Dame de París 2013, Bénédicte Esnault, considera que, además de ser “el monumento más visitado de Francia y de Europa, es un lugar de concentración donde todo el mundo encuentra algo, independientemente de su religión o espiritualidad”.

Etiquetas:, , , , , , ,

Categorías: vip

Suscribir

Suscribirse a nuestros perfiles sociales y feed RSS para recibir actualizaciones.

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: