Jorge Chalco: La inquietud de un artista

Jorge Chalco

Jorge Chalco

Este pintor cuencano nos habla de su trayectoria en el mundo del arte y de la búsqueda constante que realiza en cada una de sus obras.

Sus estudios en la facultad de Bellas Artes (hoy, Artes visuales) de la Universidad de Cuenca avalan la prolífica carrera que ha desarrollado en esta rama. Define su obra como el resultado de “una continua búsqueda y superación” y asegura que está inspirada en las vivencias del día a día.

“Al comienzo, los temas por lo general iban relacionados con nuestra cultura popular, luego abordé otros tópicos como la corrupción y la migración, problemas sociales que envuelven nuestra sociedad… Actualmente estoy inmerso en la parte psicológica del ser humano, por ejemplo, en preguntas como ¿quién soy?, ¿en dónde estoy?, ¿qué estoy haciendo?… De ahí viene la etapa ‘Imágenes profundas’ (una de sus muestras)”.

El artista asegura que en su obra ha tocado temas de problemas sociales como la migración.

El artista asegura que en su obra ha tocado temas de problemas sociales como la migración.

Comunicándose
“Búsqueda de la parte oculta” es el nombre de una de las series de sus trabajos. ¿Qué intenta descubrir Jorge Chalco dentro de este mundo del arte? “Todas las personas tenemos nuestra parte oculta, que a veces ni nosotros mismos conocemos, pero es parte de nuestra personalidad, por ejemplo nuestros egos…”, manifiesta.

Al hablar de sus autorretratos, asegura que mediante ellos quiere comunicar sentimientos de sí mismo. “En mi caso, quiero expresar algo que pueda llevar por dentro, como angustia o felicidad… Yo pinto lo que siento, pintar es como una autobiografía”, recalca.
Afirma sentirse vinculado al arte desde temprana edad. “Desde la escuela sobresalí en los dibujos que hacíamos en clase por mi talento y creatividad, a partir de ello descubrí que podía hacer cosas interesantes. Con el paso del tiempo decidí que es lo que quiero hacer el resto de mi vida”, sostiene Jorge, quien entre sus obras más destacadas nombra “Espantapájaros caminando”, “Los del otro lado”, “Emesis”, “San Jorge” y “Jorge, el dragón”, “¿Por dónde se fue mi estado normal?”, entre otras.

Siempre creando
Sus primeras exposiciones se llevaron a cabo en 1974, en Cuenca, Guayaquil y Quito. “A partir de entonces, con mi pintura he recorrido EE.UU. y Europa, sin descanso”, añade. Paralelamente a su actividad como artista plástico, realiza otro tipo de trabajos, pero siempre relacionados con el arte. “Como un descanso, todos los años en la temporada vacacional escolar, me dedico durante un mes a enseñar dibujo y pintura a niños de 5 a 12 años; es algo que vengo haciendo desde 1990. Asimismo, mi labor va dirigida a los orfelinatos y escuelitas rurales, creo que es el tiempo más reconfortante y valioso, en donde he descubierto a pequeños artistas, que a pesar de sus limitaciones, me demuestran lo valioso de la vida y el amor. También es importante recalcar que he impartido mis conocimientos a los alumnos de los últimos años de la facultad de Artes de la Universidad de Cuenca”, señala. Por otro lado, al hablar de sus hobbies, comenta que disfruta de “la buena lectura, el deporte y viajar”.

Jorge Chalco es de esos artistas que siempre está creando. ¿Más o menos cuánto tiempo le toma terminar una obra? “Yo trabajo en 2 o 3 obras simultáneamente. Las transparencias que busco en cada obra no me permiten terminar de comienzo a fin un cuadro, el secado es un proceso de tiempo, además, dependiendo del tamaño de la obra, me demoro de 3 a 6 meses, incluso hasta años, cuando estoy trabajando en trípticos y polípticos de gran tamaño”.

 

Obra de la serie Migrantes, del 2008

Obra de la serie Migrantes, del 2008

Con pincel en mano
La técnica que predomina en sus trabajos es el acrílico, “pues me permite mostrar las transparencias, y su manejo es más versátil a la hora de poner sazón a mis colores… Mis obras en su mayoría se componen de dípticos, trípticos y polípticos”, recalca.
¿Artista por vocación o afición? “Descubrí mi vocación por el arte desde niño, siempre supe que lo único que me haría feliz era estar junto al lienzo y con el pincel en la mano… La vida del artista es difícil, pero gracias a Dios, he podido realizarme como persona, formar a mis hijos y tener a mi familia”.

Y, hablando de arte, nombra a algunos de los grandes exponentes de este campo y a uno en especial, que ha marcado su vida y su obra. “Cuando tenía 16 años, de casualidad llegó a mis manos una revista de arte con láminas a colores de las obras de Chagall, Picaso, Rembrant y Velásquez… Este último me impresionó de sobremanera, y cuando tuve 33 años pude estar en el Museo del Prado y contemplar Las Meninas (obra de Velásquez)…. En ese momento parecía ser parte del cuadro, me paralicé y lloré de la emoción”.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,

Categorías: iconos y obras

Suscribir

Subscribe to our RSS feed and social profiles to receive updates.

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: