Los spa de París

En el spa Don Cross se practican rituales con productos venidos de América Latina, de origen biológico y sostenible, por arte de la firma de cosméticos Aïny (“espíritus de los seres vivos”, en quechua).

En el spa Don Cross se practican rituales con productos venidos de
América Latina, de origen biológico y sostenible, por arte de la firma
de cosméticos Aïny (“espíritus de los seres vivos”, en quechua).

París sigue siendo uno de los grandes destinos para las fortunas que se pueden permitir unas vacaciones de lujo.

La ciudad del Sena destaca, por su gran oferta de termas, donde entregarse al agua y al masaje en sus más variadas formas, en establecimientos de increíble lujo.

La cuna de Chanel, Dior y Saint Laurent, no solo aspira a seguir siendo la ciudad más visitada del mundo por su inmensa riqueza cultural y su notable peso económico y político, sino que quiere ser también “una capital del bienestar y de la forma”, según la oficina de turismo local.

La lista de museos es casi interminable, pero quizá no tanto como la de lugares donde encontrar saunas, baños de burbujas, chorros a presión, piscinas, hidromasajes y jacuzzi; espacios donde desintoxicarse, embellecerse, mejorar la salud y luchar contra el estrés cotidiano o las largas caminatas turísticas.

La decoración es esencial y elemento distintivo de cada centro, pero el concepto de base, el tratamiento vinculado a la hidroterapia, no difiere mucho del impulsado desde tiempos inmemoriales en múltiples regiones y culturas del globo, de la celta y la egipcia, a la escandinava, la de las estepas euroasiáticas o las civilizaciones griega y romana.

El Keirao Spa&, del hotel Scribe, frente a la Opera zarnier, colabora con reconocidas firmas para ofrecer viajes sensoriales, un masaje ayurvédico al estilo de Ceilán y un tratamiento euforizante al Chocolate de los Aztecas.

El Keirao Spa&, del hotel Scribe, frente a la Opera zarnier, colabora con reconocidas firmas para ofrecer viajes sensoriales, un masaje ayurvédico al estilo de Ceilán y un tratamiento euforizante al Chocolate
de los Aztecas.

Tradiciones estas últimas reanimadas en Europa en el siglo XIX por el pastor protestante y naturópata Sebastián Kneipp, que en la actualidad ilustran el sinfín de baños, termas, institutos o spa para todos los gustos, cultos y bolsillos que rebosan en la ciudad de París.
El popular «Hammam de la Mosqué», junto al Jardín de Plantas, la Universidad de la Sorbonne Nouvelle y, por supuesto la Mezquita, es uno de ellos.

Bello lugar de decoración tradicional donde acercarse a «la cultura y la herencia de la era bizantina», según sus responsables, y donde seguir tomando un té en el patio que le da acceso, o almorzar en el también vecino restaurante de la Mezquita.
Su nombre es también una de las posibles maneras de bautizar en París el tratamiento balneario, cuyas propiedades curativas ensalzaba en el primer siglo d. C. Plinio, El Viejo, al celebrar las grandes virtudes de las aguas de la ciudad belga de Spa y dar posible origen a esa palabra hoy tan en boga.

Aunque el término podría venir también del acrónimo de «Salus Per Aquam» o de «Sanitas Per Aquam», aquella «salud con ayuda del agua» que los romanos tanto practicaron en sociedad. Un «extranjerismo» en cualquier caso que de acuerdo con la Fundación del Español Urgente (Fundéu BBVA) puede castellanizarse como «espá» y traducirse en español como «balneario, baños, termas o caldas», salvo cuando la naturaleza del establecimiento no se ajuste por completo a su definición.

La cadena Six Senses se sitúa a dos pasos de la Plaza Vendôme y el jardín de las Tullerías, en París.

La cadena Six Senses se sitúa a dos pasos de la Plaza Vendôme y el jardín de las Tullerías, en París.

Experiencias irrepetibles
Entre los más selectos spa de París figuran en estos momentos los instalados en algunos de los 45 hoteles de cinco estrellas que, según la página web oficial del turismo en Francia, FranceGuide, existen en la capital. Contar con un spa es de hecho condición indispensable para conseguir el preciado título de “Palace”, categoría instituida en Francia en 2010 y que a finales de 2012 ostentan tan solo nueve grandes hoteles en Francia, cinco de ellos en París: Meurice, Bristol, Georges V, Plaza Athénée y Park Hyatt Paris-Vendôme. Cada uno promete una experiencia única e irrepetible en la materia, como el Hotel Plaza Athenée, asociado desde 2008 a los efectos con sus ilustres vecinos de la avenida Montaigne, la Maison Christian Dior para dar acceso único y directo al “Instituto Dior”.

Un spa en el que todo es Alta Costura, algo que aprecian muy en particular, según la revista “Vogue”, los grandes profesionales de la moda que cada año viajan a París al menos cuatro veces para participar en sus cuatro Semanas de Colecciones de Prêt-à-Porter y de lujo. Otros establecimientos optaron por trabajar con empresas especializadas únicamente en productos y tratamientos de belleza. Como los hoteles de cinco estrellas Square París, asociado a los cosméticos naturales Nuxe, en el elegante distrito XVI; o Scribe, frente a la Opera Garnier, cuyo “Keirao Spa” colabora con reconocidas firmas para ofrecer entre otros “encantamientos” y “viajes sensoriales” un masaje ayurvédico al estilo de Ceylan y un tratamiento “euforizante al Chocolate de los Aztecas”.

Para rejuvenecer
Entre las alternativas etimológicas utilizadas para bautizar este tipo de instalaciones, una de las más originales la ofrece la cadena “Six Senses”, en París, a dos pasos de la plaza Vendôme y el jardín de las Tullerías, presentada como todo un “santuario urbano” donde seguir, por ejemplo, una cura de rejuvenecimiento con técnicas procedentes de Asia e inspiradas en la filosofía del “vivir lentamente”. Lejos del lujo supremo, las “Thermes Saint-Germain”, prometen desde el histórico barrio que les da nombre “un decorado único de mosaicos orientales y ambiente zen” de tenue iluminado natural.

En las cercanías de la Universidad de Medicina, de la Sorbona, del Colegio de Francia o de la Alianza Francesa, estas termas que se anuncian como “el único establecimiento de París que mima a los estudiantes”, creó para ellos tres fórmulas a precios accesibles con los que promete desestresarles “antes de un examen”.

 

El spa Don Cross es, según algunos blogs especializados, un espacio único en París, situado en un apartamento del siglo XVII.

El spa Don Cross es, según algunos blogs especializados, un espacio único en París, situado en un apartamento
del siglo XVII.

Los Baños de Marais
Desde otra tradición lingüística y cultural, “Les Bains du Marais” (Los Baños del Marais) situados en otro punto cardinal del centro de París, en el corazón del Marais, ofrece a sus habitantes sauna, hamam y masajes inventados en “los cuatro rincones del mundo”, además de servicio de aparcacoches y restaurante.

En busca de nuevos conceptos terminológicos y estilísticos, la firma de moda Kenzo, propiedad del líder mundial del lujo, el grupo francés LVMH, se atrevió con “La Bulle Kenzo”, un espacio de cuidadísima decoración que ofrecía “experiencias táctiles” y estados de “ebriedad sensorial” en dos “cápsulas”, una relajante y otra euforizante, que ya son historia, pues el centro cerró en 2011 sus puertas, en el número 1 de la calle del Pont Neuf.

El hotel Saint Honoré recomienda a sus clientes el spa Don Cross, muy cercano. Según algunos blogs especializados, es un lugar único en París, situado en un apartamento del siglo XVII donde antes vivió el escritor, abogado y líder de la Revolución Francesa, Robespierre (1758-1794). Allí se practican rituales con productos venidos de América Latina, de origen biológico y sostenible, por arte de la firma de cosméticos «Aïny» (‹espíritus de los seres vivos› en quechua) y de la asociación de la maniquí Alison Cross y del peluquero Donato, sus fundadores.

Del agua a la tecnología de punta de la química occidental, en esa búsqueda de «zenitud» que todo spa persigue, París se abre así a un pasado milenario y se acerca a otros mundos, en este caso el de las comunidades indígenas de Perú y Ecuador, con cuyos descubrimientos, fórmulas y tradiciones trabajan Daniel Joutard, creador de «d›Aïny, y el ex director de la investigación de Chanel Perfumes Belleza, Jean-Claude Le Joliff.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,

Categorías: vip

Suscríbete

Subscribe to our RSS feed and social profiles to receive updates.

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: