Las formas de Velarde

Este reconocido artista guayaquileño comparte sus pensamientos sobre la nueva faceta de su obra, en la que ha empezado a esculpir, por una noble causa.

Este reconocido artista guayaquileño comparte sus pensamientos sobre la nueva faceta de su obra, en la que ha empezado a esculpir, por una noble causa.

Este reconocido artista guayaquileño comparte sus pensamientos sobre la nueva faceta de su obra, en la que ha empezado a esculpir, por una noble causa.

Hoy en día, como parte de la responsabilidad social que los seres humanos debemos adquirir, resulta vital que nos involucremos en aquellas obras que necesitan del  mayor apoyo de la sociedad en general. Así, vemos cómo los profesionales de diferentes ramas hacen uso de sus conocimientos, destrezas y habilidades para formar parte de campañas en pro de nobles causas. Este es el caso del artista guayaquileño Jorge Velarde, quien fue invitado por el grupo El Rosado para involucrarse en Contamos Contigo, Lazos 2012. “Me siento agradecido de la posibilidad de estar colaborando. Estoy contento de poder hacerlo, además, en alguna medida también es un modo de retribuir el aporte de Solca… He tenido mucha gente cercana a mí, que ha padecido cáncer y ha sido atendida allá…”, sostiene Velarde, quien ya había participado –junto a Corporación El Rosado–, en una versión anterior de este mismo proyecto. “Fue un poco diferente porque en esa ocasión éramos 10 artistas, y lo que hicimos fue pintar las piezas que ellos nos trajeron, salvo los escultores que elaboraron sus propios lazos.  Este año decidieron trabajar con un solo artista; yo elaboro las esculturas que van a ser expuestas este mes de noviembre en la galería de Patricia Meier”, las cuales luego serán vendidas y dichos fondos se destinarán a las labores del Comité de Damas de Solca.

El arte de esculpir

Escultura basada en una pintura del artista belga René Magritte.

Escultura basada en una pintura del artista belga René Magritte.

Para el proyecto actual, el artista ha creado 10 esculturas. Reconocido por su trabajo en el campo de la pintura, afirma que esta nueva rama del arte le ha brindado frescura a su actividad. “Es una variante, es un gran reto, pues antes había hecho una sola escultura. Lo que muchas veces he realizado son objetos, los cuales ensamblo y pinto, los intervengo cambiándoles algo, pero siempre han terminado siendo pinturas. El único caso en el que hice de escultura fue hace muy poco,  era un autorretrato a partir de uno de mis cuadros; por eso,cuando me hicieron la propuesta, lo vi factible aunque igual me costó bastante porque la experiencia era mínima para mí, y me he encontrado con muchos obstáculos y dificultades… He tenido que aprender a hacer esculturas con este proyecto… En realidad, ha resultado sumamente interesante, además representa todo un proceso de aprendizaje”, recalca Jorge Velarde.
¿Dónde radica la diferencia más marcada de ambas técnicas? “En cuanto a la búsqueda que realizo con lo uno y lo otro es similar; como un reto, el resultado de la escultura es diferente porque su técnica es diferente, pero en cuanto a la búsqueda final lo que pretendo con lo uno y con lo otro es básicamente lo mismo”. ¿Y cuál es esa búsqueda? “Es una búsqueda de mi propia identidad, de conocimiento de mí mismo, de mi entorno, de la gente que está a mi alrededor… Eso es lo que yo busco en mi trabajo, en mi caso en particular es un modo de acercarme a los demás, prueba de eso es este momento en el que estamos aquí, conversando de mi trabajo”.

Desde su obra…
Muchas de las esculturas que el maestro Velarde realizó para este proyecto han sido trabajadas a partir de sus propios cuadros. No obstante nos cuenta sobre aquellas piezas que han sido creadas a partir del trabajo de artistas que admira. “Las que no son hechas en base a mi obra, hasta aquí, son dos; una que está hecha a partir de una pintura de René Magritte, que es uno de mis pintores favoritos. Ya anteriormente he tomado su obra para incorporarla a mi trabajo, pero siempre había estado este cuadro de él  que a mí me gusta mucho y que no encontraba la forma de apropiármelo; este proyecto me brindó la posibilidad de cumplir ese pequeño anhelo. El otro caso, en el que la escultura no se basa en ninguno de mis cuadros, es el que he elaborado en base a una fotografía de Man Ray, una figura icónica del dadaísmo y del surrealismo, que es una etapa que siempre me ha fascinado…”.
Como artista, ¿cuándo siente que tiene más libertad, al pintar o al esculpir? “Es igual. Por supuesto que en la pintura me siento más en mi cancha, en mi casa, llevo trabajando en ello unos 35 años, por consiguiente, me siento más cómodo… Trabajar en escultura me ha gustado mucho, mientras estoy modelando la pieza puedo hacerle el cambio que quiera, el problema puede ocurrir si los moldes se estropean y la pieza modelada por mí desaparece y si se estropea el molde, es muy difícil hacer una corrección”, señala.

Artista en solitario

Muchas de las esculturas de Velarde son hechas a partir de sus pinturas o de elementos que forman parte de ellas.

Muchas de las esculturas de Velarde son hechas a partir de sus pinturas o de elementos que forman parte de ellas.

Desligarse de su actividad como pintor es para él casi imposible, pero no descarta seguir realizando más esculturas. “Lo que sí va a resultar de esto es que en el momento en que tenga deseos de hacer algo de escultura, lo haré, pero ahora mismo tengo unas ganas locas de regresar a pintar”. ¿Por qué es tan gratificante pintar? “Yo soy un hombre de trabajo solitario, me gusta en lo posible mantener el control de todo el proceso en mi obra. El trabajo de escultura para mí ha requerido confiar en otros, entregarles mi trabajo a otros, una vez que yo termino una de estas piezas, la entrego a alguien que le sacará un molde y hará una figura en yeso y eso me produce ciertos temores y ansiedad, pues luego puliré esta figura, la trabajaré, le daré los acabados y nuevamente le sacarán otro molde, entonces es difícil acostumbrarse a trabajar así; de hecho, yo estudié cine y nunca hice cine justamente por eso, en esa época se hacía de otra manera, requería trabajar con mucha gente, en equipo… Yo soy un hombre que se encierra en su taller y piensa en sus procesos”.
Anabela, su esposa y madre de sus 5 hijos, es su musa indiscutible, una mujer que se desdobla en los diversos personajes que la mente de artista de su esposo es capaz de crear. ¿Será también su inspiración para alguna escultura? “Normalmente no pienso en hacerle un cuadro a mi esposa o hacerme un cuadro a mí, no me proyecto de esa manera; únicamente en el momento en que se me ocurre una idea la realizo, o en el caso de mi esposa, si tengo ganas de pintarle un cuadro, se lo pinto… En escultura no lo he pensado, pero no lo descarto, porque ella ha sido una presencia constante en mi obra”.

Etiquetas: , , , , , , ,

Categorías: iconos y obras

Suscribir

Subscribe to our RSS feed and social profiles to receive updates.

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: